Las torres de refrigeración no son la principal causa de legionella

bacteria legionella y condensadores evaporativos¿Son las torres de refrigeración y condensadores evaporativos una de las principales causas de la enfermedad del legionario? Ciertamente, están catalogadas como el grupo de instalaciones con mayor probabilidad de dispersión de la bacteria, al igual los humidificadores industriales o sistemas de agua caliente. No obstante, la difusión mediática ha magnificado la causalidad de las torres de refrigeración y condensadores evaporativos asociada a la legionella en España. Esta hipótesis ha sido afirmada a través de una investigación objetiva de datos procedentes de la Asociación de Empresas de Frío y Sus Tecnologías (AEFYT), el Área de Análisis de Datos de Vigilancia Epidemiológica del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y los datos publicados por el Centro Europeo para la Prevención y Centro de Enfermedades de la Unión Europea (ECDC) y el Centro para la Prevención y Centro de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Las torres de refrigeración y condensadores evaporativos generan agua recirculante, normalmente caliente, dispersa en aerosoles en ámbito urbano, siendo, todos estos factores, las principales causas de aparición de brotes de legionelosis; y por ende, siendo catalogadas como instalaciones de riesgo. No obstante, sólo cuando las instalaciones no disponen del diseño, montaje y mantenimiento debido, podrían proliferar y dispersar la bacteria legionella. En el caso de que todo o anteriormente esté controlado, no debería haber riesgo de enfermedad. Con el fin de garantizar que exista el mínimo riesgo, el propietario de las instalaciones debería contrata a una empresa de Sanidad Ambiental como HIGIA, con experiencia, profesional y experta en legionella, ya que cualquier acusación legal caería directamente sobre él.

Como dato interesante, cabe destacar que la ley española contra la legionella requiere de unas exigencias en materia de analíticas y medidas preventivas más duras que el resto de Europa y Estados Unidos. Consecuencia de ello, se ha producido un descenso del 10-15% de contagios. Según los datos analizados, España tiene una media de 1.100 casos anuales.

Las tasas de incidencia son más bajas en Madrid (0,68 casos por cada 100.000 habitantes). También destacan Navarra, La Rioja y Murcia. En contraposición, destacan Cataluña, Aragón y Comunidad Valenciana que tienen la tasa más elevada de la media española.

Después de realizar los análisis de datos, se concluye que habría que valorar otros factores que propicien la aparición del legionario, como pueda ser la potabilización o el sistema de desinfección de la red de agua potable de las Comunidades Autónomas.