Síntomas por Picadura de Mosca Negra y Expansión en España

como es la mosca negraLa mordedura de la mosca negra atemoriza a los ciudadanos de Madrid, Comunidad Valenciana, Zaragoza y Cataluña. La mandíbula de este insecto desgarra la piel, a la vez que libera un anestésico que extrae la mayor cantidad de sangre posible. Los síntomas de la picadura de mosca negra se notan con retraso, siendo: dolor, sangrado, inflamación y ocasionalmente reacciones alérgicas. Claramente, se observa la piel rasgada con sangre. En consecuencia, la zona se inflama sobre un punto central de color rojo. Los efectos tienen una duración aproximada de una semana. Las enfermedades transmitidas por la mosca negra se desarrollan en este otro post.

Cuando la picadura de la mosca negra manifiesta sus síntomas, se recomienda limpiar y desinfectar la zona. Evite rascarse para minimizar reacciones y aplique antihistamínico para calmar el dolor. En el caso de que el picazón persiste, consulte a su médico.

Es tal el dolor de la mordedura de la mosca negra que se han dado casos de rebaños de ovejas que han llegado a perder peso por el estrés provocado por el dolor. Como método de defensa, los animales forman círculos cerrados para protegerse entre sí; también se cubren la tripa, al ser su zona sensible. En el ámbito internacional, como Canadá o Suiza, estas plagas han llegado a matar terneros en un sólo ataque.

La llamada mosca negra está más emparentada con los mosquitos que con la propia mosca. Sus hembras son hematófagas y necesitan sangre de mamíferos como aporte nutricional para la puesta de huevos. La plaga se manifiesta entre mayo y octubre, con punto álgidos en el amanecer y atardecer, aunque el riesgo de picadura perdura todo el día. La presencia masiva del insecto se debe a la falta de acciones preventivas que mitiguen el anidamiento del animal.

Durante los meses de verano la presencia de la mosca negra en las zonas del Ebro ya es masiva y los esfuerzos para erradicarla son más costosos y menos efectivos; mientras que si los tratamientos preventivos de control de plagas se hubieran realizado a inicios de primavera, el número de ejemplares presentes se habrían minimizados y no se hubiera remitido la gravedad del problema.

 

¿Cómo diferenciar la mosca negra del mosquito común?

La mosca negra es más similar al mosquito, aunque es incluso más pequeña que éstos (tiene unas dimensiones de unos 3 milímetros). Los simúlidos tiene hábitos diurnos, a diferencia de los mosquitos comunes. Además, las hembras se desplazan grandes distancias para alimentarse; los macho, por el contrario no se alejan demasiado de los cursos de agua y vegetación próxima.

Estas larvas se depositan en aguas de montañas y ríos limpios de montaña donde se adhieren a las algas hasta alcanzar la fase de pupa. Al necesitar agua corriente para su desarrollo, también frecuentan zonas de riego y canales de regadío. No se localizan en charcas estancadas, como sí hacen los mosquitos.

Mejorar la depuración de aguas y la creación de nuevas zonas de regadío, ha creado nuevos espacios habitables para la mosca. Hace unos años estaba presente, pero no tan expandida en territorio y número de ejemplares como en el presente.

 

La llegada de la mosca negra a España

La abundante vegetación favorece el incremento de la especie. Cuando el insecto coloniza una zona es complicada la erradicación total de la plaga. Para ello, se requiere la intervención de técnicos de control de insectos, quienes aplicamos diversos tratamientos para controlar la población, en función de las necesidades de la zonas y la situación concreta.

La mosca negra pulula en el Ebro, en las zonas de Aragón y Cataluña desde 1997, pero fue en verano del 2006 cuando salto la alarma, exactamente en los temporeros de Mora d’Ebre, Tarragona. Durante ese periodo no se pudo recoger la fruta de la zona porque “había una mosca que mordía” literalmente. Desde entonces, el insecto ha proliferado hasta alcanzar el Ebro aragonés y toda Cataluña. De ahí pasó a Madrid, entre otras Comunidades.

Zaragoza ha recibido numerosas quejas por la mordedura del insecto por parte de sus ciudadanos; además de constatar un incremento de la infestación. Debido a ello y conscientes del problema, se han iniciado tratamientos para frenar la expansión de la plaga, los cuales se enfocan en la  extinción de la larva.

El pasado verano, los centros de salud de Torrejón de Ardoz atendieron 1.800 incidentes relacionados con la plaga. Esta situación no es nueva: durante las dos primeras semanas de junio del 2011 ya se registraron 1.200 casos por picadura de mosca negra.

Actualmente, el número de episodios sigue al alza, al igual que su expansión por España. Quizá sea porque algunas localidades descuidan el problema; a lo que se añade la decadencia de los insectívoros naturales como los murciélagos o golondrinas. La combinación de varios factores ha agravado la presencia de la plaga.

El mejor método de erradicación del problema es impedir el nacimiento de la mosca y para ello deben desarrollarse tratamientos preventivos por técnicos de sanidad ambiental especializados en desinsectación. Desde HIGIA ofrecemos el servicio de control de moscas y mosquitos a todo el territorio nacional. Los tratamientos de prevención son más económicos y de más éxito que los tratamientos de choque. Por tanto, los esfuerzos para atajar el problema deben realizarse a finales de otoño o principios de primavera, en lugar de en verano; lo cual es recomendable en todo tipo de plagas. Contacte con nuestros técnicos sin compromiso, ofrecemos presupuesto gratuito y sin compromiso.

Ver más noticias