Estudio ANECPLA: Control de legionelosis con sistemas alternativos a los biocidas

Control de legionelosis en los biocidas

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) ha publicado un estudio sobre el grado de utilización de los sistemas físicos y físico-químicos, como alternativa al uso de biocidas, en el control de la legionelosis.

La muestra de la investigación fue de 59 empresas de servicios de mantenimiento higiénico-sanitario para la desinfección de Legionella, con una experiencia media de 10 años.

Las instalaciones que requieren servicios de legionella, según los encuestados,  son los sistemas de agua caliente sanitaria (100%), agua fría de consumo (100%), las torres de refrigeración (88%), los condensadores evaporativos (69,5%), las fuentes ornamentales (71%) y sistemas de aguas contra incendios (85%), son las instalaciones donde las empresas de mantenimiento higiénico-sanitario prestan su servicio.

Métodos de tratamiento

Entre los cuestionarios recibidos, el porcentaje de empresas que únicamente utiliza biocida, es del 80%; un 19% de las empresas emplea ambos métodos, biocidas y sistemas físicos o físico-químicos. Por último, sólo una empresa aplica únicamente sistemas físicos.

Las razones aportadas por las empresas sobre la reticencia a utilizar métodos físicos y/o físico-químicos para luchar contra Legionella, son: la menor eficacia comparada con los biocidas (51%), los mayores costes que acarrean (38%), su complejidad de uso (27%), y por último, la falta de información (42%).

CONCLUSIONES

Existe una clara desconfianza y temor por parte de las empresas de mantenimiento higiénico-sanitario a aplicar los sistemas físicos y/o físico-químicos, debido a:

1) Falta de información: en general existe un desconocimiento sobre la existencia de la mayor parte de estos sistemas por parte de las empresas de servicios biocidas y de sus clientes.

2) Datos sobre su eficacia: Dificultad de encontrar información contrastada e independiente. Por otra parte, el RD 865/2003, dice que “los sistemas físicos y físico-químicos deben ser de probada eficacia frente a Legionella y no deberán suponer riesgos para la instalación ni para la salud y seguridad de los operarios ni otras personas que no puedan estar expuestas” y, sin embargo, a diferencia de los desinfectantes no hay un organismo que homologue estos sistemas, ni un Registro Oficial.

3) Reconocimiento por parte de las autoridades sanitarias: Las empresas y sus clientes manifiestan que como no están incluidos en los programas de mantenimiento, como no se puede demostrar de manera oficial la eficacia del método y como la legislación no es clara cuando se refiere a la aplicación de estos sistemas, sienten miedo a ser sancionados por utilizarlos en sustitución de los biocidas.

4) Costes y complejidad de instalación/manipulación/mantenimiento: Aunque algunos de estos sistemas consiguen ahorrar costes en el uso de productos químicos, gasto de energía y agua, y pueden ser manejados con absoluta sencillez, las empresas de servicios biocidas manifiestan, por el escaso conocimiento que tienen de los mismos, que no los utilizan porque son más caros y complejos.